Clínica Lucq: las varices y el embarazo

La patología varicosa, conocida comúnmente como varices, consiste en un problema médico y estético que se presenta en forma de venas dilatadas, encontrando su causa en un mal funcionamiento del sistema circulatorio. Además, le suelen acompañar otros síntomas como la hinchazón y pesadez de piernas, picor y cosquilleos.

De forma general, la aparición de las varices está influida por diversos factores de riesgo como son la herencia genética, la obesidad, la vida sedentaria, las alteraciones hormonales y el embarazo. Por este motivo, son mucho más comunes en mujeres que en hombres, especialmente en aquellas que superan los 30 años.

Clínica Lucq: ¿por qué aparecen varices durante el embarazo?

Durante un embarazo, el cuerpo de la mujer sufre múltiples cambios que pueden ir desde el aumento de las mamas a la mayor pigmentación de la piel o las estrías. Las varices aparecerán a partir del tercer mes de gestación, pero será alrededor del sexto mes cuando se hagan más evidentes.

La explicación la encontramos principalmente en dos factores:

1. Las hormonas, que provocan la dilatación de las venas. Esto se debe a un proceso natural que contribuye a que llegue más sangre al útero, con el oxígeno y nutrientes que el feto necesita para crecer.

2. La presión abdominal que ejerce el útero dilatado. Además, el crecimiento del útero comprimirá las venas del drenaje de la pelvis, lo cual dificulta el vaciado de la sangre de las piernas y provoca dilatación.

Como consecuencia, la aparición de las varices será muy frecuente en casi un 50% de embarazadas, afectando en mayor medida a las mujeres con antecedentes genéticos, y en partos gemelares.

Clínica Lucq: ¿qué podemos hacer para evitarlas?

Aunque no siempre es posible evitarlas completamente, podemos tratar de minimizarlas a través de una serie de consejos:

  • No usar ropa demasiado ajustada, que comprima pelvis y extremidades.
  • Evitar estar de pie durante largos periodos de tiempo.
  • Descansar con las piernas elevadas. Se puede usar un cojín para dormir y hacerlo preferentemente sobre el lado izquierdo.
  • Caminar de forma regular ayudará a la circulación.
  • Siempre que sea posible, practicar natación y/o realizar ejercicios dentro del agua.
  • Controlar el aumento de peso llevando una dieta saludable. Es muy importante hidratarse bien.
  • Contempla el uso de medias de compresión. Aunque no evitarán que aparezcan completamente, disminuirán la incidencia de insuficiencia y mejorarán la sintomatología.

En Clínica Lucq ofrecemos el primer tratamiento integral de varices en Sevilla, realizando el diagnóstico previo con un Eco-Doppler de última generación. Contacta con nosotros llamando al 954 22 35 36 y estudiaremos tu caso.

5 claves para tratar tus varices en el embarazo

Son muchas las mujeres que vienen a Clínica Lucq por primera vez después del embarazo, ya que durante los meses de embarazo, empiezan a aparecer patología varicosa con mucha frecuencia, o si ésta ya estaba presente antes del embarazo, se agravará.

piernas-varices-embarazada-clinica-lucq

Las venas varicosas tienden a mejorar después de dar a luz, en concreto, pero no siempre ocurre así, siendo frecuente que estas varices se mantengan después de la gestación.

Para prevenir o evitar que las varices se agraven durante el embarazo se deberá seguir las siguientes pautas, fáciles de aplicar y que, a su vez, son simples y eficaces:

DIETA: Beber 2 litros de agua al día y tomar alimentos ricos en fibra (cereales, frutas y verduras)

EJERCICIO: Caminar todos los días.

ACTITUDES: No estés mucho tiempo parada de pie, ni cruces las piernas al sentarte.

MOMENTOS DE DESCANSO: Túmbate con las piernas 25 cm más altas que el corazón, cada vez que te sientas las piernas cansadas o estas estén hinchadas

CONSEJO MÉDICO: Si ya tienes varices, tu especialista en angiología y cirugía vascular puede prescribirte medias de comprensión especial para embarazadas de una determinada presión según tu patología ,e indicarte el tratamiento más acorde a tu patología.

En ocasiones, si la patología varicosa es importante y los síntomas llamativos, debes de acudir a un especialista en angiología y cirugía vascular para que éste valore la posibilidad de heparinizar las últimas semanas del embarazo y los primeros días del post parto. Para evitar trombosis o flebitis.

Cinco principios para mitigar las varices en época de embarazo

Las varices son el enemigo número uno de las mujeres, sobre todo en la etapa del embarazo. Durante el periodo de gestación aumenta la probabilidad de que aparezcan trastornos en la circulación sanguínea.

No obstante, existen unas medidas que se pueden aplicar de forma sencilla y que ayudarán a disminuir las molestas varices y retrasar la aparición de nuevas.

En Clínica Lucq compartimos con vosotros cinco consejos para mitigar las varices durante el embarazo:

mitigar-varices-embarazo-clinica-lucq-sevilla

1. Controla tu peso: No consiste en dejar de comer para evitar  coger peso, sino de mantener un estado saludable durante la etapa del embarazo. ¿Cómo? La fruta y la verdura te aportarán las vitaminas y los nutrientes necesarios para el correcto crecimiento de tu bebé.

2. Realiza deportes: Desde caminar 20 minutos al día a un ritmo aceptable, hasta practicar otros deportes como la natación o el yoga. Debes procurar mantenerte activar para propiciar una buena circulación sanguínea.

3. Mantén los pies en alto: La sangre ha de subir hasta el corazón y durante los meses de embarazo la cantidad de sangre aumenta entre un litro y un litro y medio, lo que significa un mayor esfuerzo y trabajo para el cuerpo de la mujer embarazada. Colocando las piernas en alto, el esfuerzo y la lucha contra la gravedad será menor.

4. Duerme del lado izquierdo: La vena cava inferior se encuentra en el lado derecho, durmiendo sobre el izquierdo conseguimos aliviar, en parte, la presión sobre ella y sobre las venas de los pies y de las piernas.

5. Evita las fuentes de calor: El calor favorece la dilatación venosa, y por tanto, debe evitarse la exposición al sol o a toda fuente que desprenda calor (depilación con cera caliente, caminar por suelos calientes, baños calientes, saunas, etc.)

Recordar que las varices siempre deben ser controladas por un especialista en angiología y cirugía vascular. En Clínica Lucq tenemos la solución.