¿Por qué un fisioterapeuta para un drenaje linfático manual?

drenaje linfático manual

El drenaje linfático es una técnica de terapia manual que se aplica por parte del fisioterapeuta con el fin de activar la circulación linfática. La linfa, el líquido que recorre el sistema linfático, es la encargada de recoger todos los deshechos de las células para que sean eliminados del organismo. Pero, en ocasiones, se produce un estancamiento de este líquido formándose edemas e hinchazón de las piernas.

La acumulación de líquidos en las piernas puede afectar también de manera negativa al sistema circulatorio sanguíneo, especialmente en las piernas, ya que es donde más frecuentemente se pueden encontrar problemas de edemas y de varices a un tiempo.

La acumulación de líquidos puede ejercer presión sobre las venas dificultando todavía más la circulación de retorno. Además, tanto la acumulación de linfa como las varices producen pesadez y dolor, por lo que ambas sensaciones se verán intensificadas.

Drenaje linfático manual: un fisioterapeuta es la persona adecuada

Los drenajes linfáticos están pensados para conseguir restablecer la circulación en el sistema linfático aliviando así las molestias en cualquier parte del cuerpo, también en las piernas. Si no se tienen problemas graves y se trata de una acumulación de líquidos ocasional, el masaje linfático por parte de un masajista en un centro de estética podría ofrecer buenos resultados.

Sin embargo, cuando se sufre de varices en las piernas estas no deben de ser masajeadas por nadie que no tenga suficientes conocimientos sobre cómo aplicar las técnicas de drenaje linfático sin dañar las venas afectadas. Y quién tiene estos conocimientos es el fisioterapeuta, nunca un técnico en estética.

Hay que tener en cuenta que un masaje mal aplicado puede tener repercusiones negativas para las varices. Incluso durante mucho tiempo hubo un fuerte debate sobre la conveniencia o no de efectuar  drenajes linfáticos en personas con varices, aunque finalmente ha quedado demostrado que bien aplicados, estos masajes son beneficiosos.

Por eso, en casos en los que el paciente padece de varices o tiene algún problema de salud a mayores que una retención de líquidos, es un fisioterapeuta el profesional adecuado para efectuar esta técnica y asegurarse de obtener así los mejores resultados.

El equipo vascular de Clínica Lucq trabaja en coordinación con los fisioterapeutas del centro para atender a los pacientes con problemas en la circulación linfática. Entre los cuales, el drenaje linfático manual es uno de los tratamientos para solventar esta patología. Nuestros fisioterapeutas están especializados en la realización de esta técnica, lo que nos permite ofrecer unos resultados satisfactorios.

Si necesitas más información o te ha surgido alguna duda, contacta con nosotros llamando al 954 22 35 36 o escribiendo a info@clinicalucq.es. Estudiaremos tu caso.

drenaje linfático

Drenaje linfático para una buena circulación

El sistema linfático está constituido por un conjunto de conductos que fluyen de manera paralela al sistema circulatorio, pero no porta sangre, sino linfa. La linfa es un líquido blanquecino que transporta moléculas muy grandes, como proteínas.

El sistema linfático cumple una doble función: depuración del organismo, al eliminar toxinas y sustancias de deshecho, y protección, al modular la respuesta del sistema inmunitario frente a bacterias, virus y otras sustancias similares.

El drenaje linfático manual es una técnica que consiste en la realización de movimientos muy suaves y lentos de manera reiterada utilizando las manos. Favorece la circulación de la linfa, lo que mejora cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.

Debido a que el sistema linfático colabora estrechamente con el sistema inmunológico, el drenaje linfático manual ayuda a mejorar la salud y tiene beneficios para el sistema nervioso.

No debemos confundir el masaje convencional con el drenaje linfático manual. Este último actúa sobre el sistema linfático, disminuye el tono muscular, no debe causar dolor, se realizada a baja velocidad con presiones suaves y repetitivas, no se usan lubricantes y debe realizarse respetando la dirección de circulación del recorrido linfático.

BENEFICIOS DEL DRENAJE LINFÁTICO

  • Reabsorción de líquidos
  • Reducción de la inflamación
  • Acción sedante del dolor
  • Mejora de las defensas del organismo
  • Relajación

Debido a su efecto analgésico, el drenaje linfático manual es un tratamiento inicial adecuada para situaciones de dolor agudo.

Esta técnica ha sido utilizada como medicina alternativa, sin embargo, cada vez se está utilizando más en hospitales para el tratamiento de linfedemas, edemas traumáticos o complicaciones linfáticas posteriores a una intervención quirúrgica.

El campo de la estética es otra de las áreas donde el drenaje linfático manual ofrece muy buenos resultados.

En Clínica Lucq el equipo vascular trabaja en coordinación con los fisioterapeutas del centro para atender a los pacientes con problemas en la circulación linfática. Entre los cuales, el drenaje linfático manual es uno de los tratamientos para solventar esta patología. Nuestros fisioterapeutas están especializados en la realización de esta técnica, lo que nos permite ofrecer unos resultados satisfactorios.

Si necesitas más información o te ha surgido alguna duda, contacta con nosotros llamando al 954 22 35 36 o escribiendo a info@clinicalucq.es. Estudiaremos tu caso.

¿Qué es un linfedema?

Un linfedema es un edema o inflamación de una o varias partes del cuerpo, que ocurre cuando el sistema linfático está dañado o no funciona correctamente y como consecuencia aumenta el volumen de las extremidades.

Sistema-Linfatico-Clínica-Lucq

Al igual que las varices o arañas vasculares, la patología linfática tiene su propio tratamiento.

En Clínica Lucq el equipo vascular trabaja en coordinación con los fisioterapeutas del centro para atender a los pacientes con problemas en la circulación linfática, entre los cuales, el Drenaje Linfático Manual es uno de los tratamientos para solventar esta patología.

 

Pero, ¿en qué consiste el tratamiento?

El drenaje linfático manual consiste en realizar de forma manual aquellos movimientos que el sistema linfático no puede hacer por sí mismo. Mediante sus manos, el especialista ejerce una presión muy suave sobre la piel donde el ritmo es de vital importancia, se estimula la circulación de la linfa ayudando a drenar el organismo de toxinas provenientes de una mala alimentación, mediación, intervenciones quirúrgicas, etc…

Generalmente el tratamiento se inicia muy lejos de la zona enferma y a la que se aproxima de manera paulatina a la patológica, “preparando” los tejidos para evacuar el edema distal.

En caso de edema linfática el DLM es fundamental e insustituible por otra técnica, y debe ir acompañado de ejercicios que potencien y mantengan el efecto drenante.

En Clínica Lucq ponemos solución a tus problemas de circulación sanguínea.