Clínica Lucq: las varices y el embarazo

La patología varicosa, conocida comúnmente como varices, consiste en un problema médico y estético que se presenta en forma de venas dilatadas, encontrando su causa en un mal funcionamiento del sistema circulatorio. Además, le suelen acompañar otros síntomas como la hinchazón y pesadez de piernas, picor y cosquilleos.

De forma general, la aparición de las varices está influida por diversos factores de riesgo como son la herencia genética, la obesidad, la vida sedentaria, las alteraciones hormonales y el embarazo. Por este motivo, son mucho más comunes en mujeres que en hombres, especialmente en aquellas que superan los 30 años.

Clínica Lucq: ¿por qué aparecen varices durante el embarazo?

Durante un embarazo, el cuerpo de la mujer sufre múltiples cambios que pueden ir desde el aumento de las mamas a la mayor pigmentación de la piel o las estrías. Las varices aparecerán a partir del tercer mes de gestación, pero será alrededor del sexto mes cuando se hagan más evidentes.

La explicación la encontramos principalmente en dos factores:

1. Las hormonas, que provocan la dilatación de las venas. Esto se debe a un proceso natural que contribuye a que llegue más sangre al útero, con el oxígeno y nutrientes que el feto necesita para crecer.

2. La presión abdominal que ejerce el útero dilatado. Además, el crecimiento del útero comprimirá las venas del drenaje de la pelvis, lo cual dificulta el vaciado de la sangre de las piernas y provoca dilatación.

Como consecuencia, la aparición de las varices será muy frecuente en casi un 50% de embarazadas, afectando en mayor medida a las mujeres con antecedentes genéticos, y en partos gemelares.

Clínica Lucq: ¿qué podemos hacer para evitarlas?

Aunque no siempre es posible evitarlas completamente, podemos tratar de minimizarlas a través de una serie de consejos:

  • No usar ropa demasiado ajustada, que comprima pelvis y extremidades.
  • Evitar estar de pie durante largos periodos de tiempo.
  • Descansar con las piernas elevadas. Se puede usar un cojín para dormir y hacerlo preferentemente sobre el lado izquierdo.
  • Caminar de forma regular ayudará a la circulación.
  • Siempre que sea posible, practicar natación y/o realizar ejercicios dentro del agua.
  • Controlar el aumento de peso llevando una dieta saludable. Es muy importante hidratarse bien.
  • Contempla el uso de medias de compresión. Aunque no evitarán que aparezcan completamente, disminuirán la incidencia de insuficiencia y mejorarán la sintomatología.

En Clínica Lucq ofrecemos el primer tratamiento integral de varices en Sevilla, realizando el diagnóstico previo con un Eco-Doppler de última generación. Contacta con nosotros llamando al 954 22 35 36 y estudiaremos tu caso.

2018 04 IMAGEN

Consejos contra las varices en los meses de calor

La patología venosa tiene una elevada prevalencia en la población. En total, se calcula que más del 50 % de personas por encima de 45 años presentan signos relacionados con la insuficiencia venosa crónica. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

La insuficiencia venosa crónica agrupa una serie de enfermedades que tienen en común la existencia de una disfunción en el sistema venoso de la extremidad inferior, aceptándose que su punto de inicio es la incompetencia de las válvulas de las venas, que eleva la presión venosa a niveles patológicos.

De forma general, los principales síntomas suelen ser sensación de pesadez, cansancio de las extremidades, hinchazón, sensación de calor y/o picor, así como la manifestación más evidente de la insuficiencia venosa crónica: las varices.

Consejos contra las varices, ¿cómo cuidarlas cuando llega el calor?

Cuando las temperaturas superan los 25 grados, las personas con varices e insuficiencia venosa suelen sufrir complicaciones. Esto se debe al efecto vasodilatador del calor, es decir, el fenómeno por el cual los vasos sanguíneos aumentan su tamaño.

Por este motivo, el cuidado de las mismas debe ser aún mayor en los meses de primavera y verano, siguiendo una serie de medidas efectivas para que no empeoren:

  • Evitar la exposición prolongada al sol, especialmente durante las horas de máximo calor. En cualquier caso, siempre se hará con crema protectora.
  • Aplicar duchas frías de forma regular, además de geles con dicho efecto mediante masajes en sentido ascendente.
  • Si se va a la playa, conviene bañarse de vez en cuando para activar la circulación de las piernas. Nadar un poco y  alternándolo con paseos por la orilla.
  • Si te sientes cansado, acuéstate y pon las piernas en alto, por encima del corazón.
  • Al igual que el resto del año, evita la ropa ceñida, los zapatos muy altos y tener una vida sedentaria. Las varices se combaten con ejercicio.

En Clínica Lucq ofrecemos un tratamiento integral de la patología venosa de las extremidades, gracias a un completo equipamiento médico y al dominio de los procedimientos más exitosos. Contacta con nosotros para más información.

Varices, una patología que también afecta a los hombres

El problema de varices o patología varicosa no va asociado exclusivamente a las mujeres, y es que también puede presentarse en el sector masculino. A partir de los 50 años, los hombres tienen entre un 10% de posibilidades de tener varices.

Operación-varices-Clínica-Lucq-Sevilla

La principal causa de ello va asociado a la edad, ya que influye en la aparición de problemas de insuficiencia venosa, aunque estar mucho de pie, el sedentarismo y la obesidad también son causas que agravan el cuadro de dicha patología.

Aunque una ventaja prevalece con respecto a las mujeres, ellos no tienen un componente hormonal que influya en la aparición de varices.

Pero las tendencias han ido cambiando, y lo hombres son cada vez más propensos a tratarse estos problemas hoy en día, mirando por su imagen y su cuerpo.

Por eso, aquel hombre que ya tenga sensación de pesadez o hinchazón en las piernas, y empieza a manifestar una dilatación de las venas, debe acudir cuanto antes al especialista en angilogía y cirugía vascular para frenar el problema.

¡Pide cita en Clínica Lucq!

Ejercicios para poder disminuir el problema de las varices

El ejercicio físico no cura el problema de varices, ya que las varices ocurren por un defecto anatómico que solo se soluciona operando. Ahora bien, hay ejercicios que favorecen el retorno venoso y con ello evitaremos o mejoraremos los síntomas de las varices.

Es muy importante que tomes el hábito de realizar estos ejercicios, ya que mientras más los realices, más efectivos son y los resultados los verás en muy poco tiempo.

En Clínica Lucq recomendamos:

- Caminar: una forma sencilla de mejorar la circulación de tus piernas. Caminar  al menos media hora diaria nos ayudará a estimular la circulación sanguínea de las piernas y evitar el estancamiento.

- Natación: Hay ejercicios que mejoran el retorno venoso, siendo la natación como uno de los ejercicios más indicados para disminuir dicha patología venosa.

- Pedalear: Puede ser en bicicleta, o en caso de no tener, vale con recostarse en el suelo con los pies en alto. Este ejercicio ayudará a que la desaparición de las arañas vasculares.

Ejercicio-disminuir-varices-ClínicaLucq

Por el contrario, no se aconseja realizar deportes que sean de impacto, es decir, que impliquen que los pies golpeen con fuerza el suelo. En estos casos los golpes dificultan el retorno venoso, ayudando a que la sangre quede estancada en las piernas y aumentando la sensación de pesadez.

No te olvides de complementar estos ejercicios con una correcta dieta  y con el estricto control de un especialistas en angiología y cirugía vascular.