feet-186238_1920 (2)

Cuidados para tener en cuenta por los pacientes de linfedema en verano (II)

Ya hemos visto en el artículo anterior lo complicado que puede ser convivir con el linfedema, sobre todo cuando llega el calor. Pero no todo lo que trae el verano tiene que ser necesariamente negativo para quienes tienen este problema. Por ejemplo, todo el mundo sabe que el ejercicio para estimular la circulación es muy importante para los pacientes que sufren linfedema, pero a veces la propia enfermedad complica el realizarlo.

En verano, el ejercicio puede resultar más fácil de realizar y mucho más divertido si se lleva a cabo en el agua. Aprovecha los baños para mover las extremidades, especialmente las afectadas y consigue así no solo que la sangre circule mejor,también activarás la circulación de la linfa consiguiendo así que se alivie el problema.

La relajación es también importante

Cuando se sufre de linfedema hay momentos en los que se puede caer en el nerviosismo y la desesperación, sobre todo cuando se ve que no se mejora, aunque se estén realizando rutinas para ello. Pero cuidado, ese mismo nerviosismo puede activar la producción de la linfa y hacer que el linfedema empeore.

El estrés es enemigo de la salud siempre y en el caso de este trastorno la relación causa/ efecto está más que demostrada. Así que aprovecha el verano y las vacaciones para relajarte, realizar actividades que te agraden y que puedas hacer sin problema y dedicarte tiempo, no solo para cuidarte el linfedema, sino para mimarte en general.

Así, llegarás a la vuelta al trabajo con los niveles de estrés controlados y será un poco más sencillo mantenerlos bajos. Puedes aprovechar para realizar algún curso de relajación y aprender ejercicios que puedas llevar a cabo durante todo el año.

No dudes en pedir ayuda psicológica si crees que la necesitas. Es normal que las personas que luchan contra una enfermedad crónica que les afecta a su calidad de vida acaben precisando de apoyo emocional y dar el paso no solo te ayudará a sentirte mejor, sino que será una forma de combatir la enfermedad.

Aprovecha para realizar sesiones intensivas de rehabilitación

En vacaciones, es posible que tengas el tiempo del que careces el resto del año para acudir con más frecuencia al fisioterapeuta y llevar a cabo un programa combinado de masajes para drenaje linfático y realización de rutinas de ejercicios. Estos ejercicios que el fisioterapeuta te enseñará a realizar son sencillos y podrás hacerlos luego en casa, adquiriendo así una rutina que te ayudará mucho.

Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de darte cita con nuestro fisioterapeuta especializado para que desarrolle para ti un plan personalizado de cara al verano.

Para pedir una cita o recibir más información sobre el tema, puedes ponerte en contacto con nosotros llamado al teléfono 954 22 35 36 o a través de nuestro formulario.

 

linfedema

Cuidados para tener en cuenta por los pacientes de linfedema en verano (I)

Padecer de linfedema es un problema durante todo el año, pero en verano las molestias normales se ven acrecentadas por factores como el calor o el estar en ambientes húmedos como el mar o la piscina. Además de que no son beneficiosos para el linfedema en sí, también hacen más complicado el poder llevar ayudas tan importantes como las medias de compresión, que no son compatibles con la playa y que resultan muy molestas cuando hace calor.

Las picaduras de insectos y sol

Si los mosquitos y otros insectos son molestos para todo el mundo en general, para quienes sufren de linfedema el problema es mayor ya que una picadura puede agravar mucho el edema. Por eso es fundamental usar repelentes que mantengan los insectos alejados. En la farmacia se pueden encontrar muchos productos de este tipo, desde los químicos hasta los naturales, como las pulseras con citronela.

En caso de que se produzca una picadura de insecto en la zona afectada hay que proceder a desinfectarla inmediatamente. Ante la menor duda, hay que acudir al médico que puede valorar el aplicar una crema antibiótica como medida de precaución. En caso de una herida o corte deberemos de proceder del mismo modo. En verano, este tipo de accidentes son más frecuentes porque la piel está mucho más expuesta.

El calor y el linfedema no son demasiado compatibles. Evita tumbarte al sol porque eso te va a perjudicar y puede aumentar la acumulación de linfa. En lugar de eso da pequeños paseos, báñate en el agua del mar o de la piscina y disfruta sentándote a la sombra a leer, recordando siempre hidratarte correctamente.

No olvides descansar

Si te vas de vacaciones planéalas con cuidado y ve con personas que sean conscientes de tu problema. No debes de ir en grupos a los que no puedas seguir el ritmo o con los que te sientas forzado, sobre todo si el problema está en tus piernas. Descansar es muy importante y por eso, cada hora, es importante parar y poner las piernas en alto para ayudar a la circulación de la linfa.

Al llegar a casa o al hotel, vuelve a poner las piernas en alto y date un suave masaje con una crema adecuada para ti. Evita estar fuera todo el día y planifica tu viaje para que puedas disfrutar sin forzarte en exceso.

Antes de ir de vacaciones puedes acudir a nuestra consulta para tener unas sesiones de drenaje linfático antes de irte de viaje. Además, nuestro fisioterapeuta especializado podrá darte algunos consejos muy útiles para estar bien durante tus vacaciones.

Para pedir una cita o recibir más información sobre el tema, puedes ponerte en contacto con nosotros llamado al teléfono 954 22 35 36 o a través de nuestro formulario.

 

 

 

 

 

.

drenaje linfático

Drenaje linfático para una buena circulación

El sistema linfático está constituido por un conjunto de conductos que fluyen de manera paralela al sistema circulatorio, pero no porta sangre, sino linfa. La linfa es un líquido blanquecino que transporta moléculas muy grandes, como proteínas.

El sistema linfático cumple una doble función: depuración del organismo, al eliminar toxinas y sustancias de deshecho, y protección, al modular la respuesta del sistema inmunitario frente a bacterias, virus y otras sustancias similares.

El drenaje linfático manual es una técnica que consiste en la realización de movimientos muy suaves y lentos de manera reiterada utilizando las manos. Favorece la circulación de la linfa, lo que mejora cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.

Debido a que el sistema linfático colabora estrechamente con el sistema inmunológico, el drenaje linfático manual ayuda a mejorar la salud y tiene beneficios para el sistema nervioso.

No debemos confundir el masaje convencional con el drenaje linfático manual. Este último actúa sobre el sistema linfático, disminuye el tono muscular, no debe causar dolor, se realizada a baja velocidad con presiones suaves y repetitivas, no se usan lubricantes y debe realizarse respetando la dirección de circulación del recorrido linfático.

BENEFICIOS DEL DRENAJE LINFÁTICO

  • Reabsorción de líquidos
  • Reducción de la inflamación
  • Acción sedante del dolor
  • Mejora de las defensas del organismo
  • Relajación

Debido a su efecto analgésico, el drenaje linfático manual es un tratamiento inicial adecuada para situaciones de dolor agudo.

Esta técnica ha sido utilizada como medicina alternativa, sin embargo, cada vez se está utilizando más en hospitales para el tratamiento de linfedemas, edemas traumáticos o complicaciones linfáticas posteriores a una intervención quirúrgica.

El campo de la estética es otra de las áreas donde el drenaje linfático manual ofrece muy buenos resultados.

En Clínica Lucq el equipo vascular trabaja en coordinación con los fisioterapeutas del centro para atender a los pacientes con problemas en la circulación linfática. Entre los cuales, el drenaje linfático manual es uno de los tratamientos para solventar esta patología. Nuestros fisioterapeutas están especializados en la realización de esta técnica, lo que nos permite ofrecer unos resultados satisfactorios.

Si necesitas más información o te ha surgido alguna duda, contacta con nosotros llamando al 954 22 35 36 o escribiendo a info@clinicalucq.es. Estudiaremos tu caso.

¿Qué es un linfedema?

Un linfedema es un edema o inflamación de una o varias partes del cuerpo, que ocurre cuando el sistema linfático está dañado o no funciona correctamente y como consecuencia aumenta el volumen de las extremidades.

Sistema-Linfatico-Clínica-Lucq

Al igual que las varices o arañas vasculares, la patología linfática tiene su propio tratamiento.

En Clínica Lucq el equipo vascular trabaja en coordinación con los fisioterapeutas del centro para atender a los pacientes con problemas en la circulación linfática, entre los cuales, el Drenaje Linfático Manual es uno de los tratamientos para solventar esta patología.

 

Pero, ¿en qué consiste el tratamiento?

El drenaje linfático manual consiste en realizar de forma manual aquellos movimientos que el sistema linfático no puede hacer por sí mismo. Mediante sus manos, el especialista ejerce una presión muy suave sobre la piel donde el ritmo es de vital importancia, se estimula la circulación de la linfa ayudando a drenar el organismo de toxinas provenientes de una mala alimentación, mediación, intervenciones quirúrgicas, etc…

Generalmente el tratamiento se inicia muy lejos de la zona enferma y a la que se aproxima de manera paulatina a la patológica, “preparando” los tejidos para evacuar el edema distal.

En caso de edema linfática el DLM es fundamental e insustituible por otra técnica, y debe ir acompañado de ejercicios que potencien y mantengan el efecto drenante.

En Clínica Lucq ponemos solución a tus problemas de circulación sanguínea.