coronavirus-4914026_1920

Las consecuencias del confinamiento y el COVID-19 en la patología vascular

Aunque todavía es pronto para analizar a fondo las consecuencias del confinamiento y el COVID-19 en la patología vascular, hay ciertos problemas que no es difícil anticipar basándonos exclusivamente en lo que sabemos sobre esta pandemia.

Durante el confinamiento, se han dado toda una serie de factores que han aumentado los riesgos de quienes sufren enfermedades vasculares.

Factores que han aumentado el riesgo en pacientes con enfermedades vasculares

Existen una serie de factores que, claramente, han podido afectar a personas con patologías venosas y arteriales.

#1. El no caminar

Uno de los consejos más sencillos y más saludables para personas que padecen problemas de circulación es que caminen, y esto es algo que no ha sido fácil de hacer durante el confinamiento. Algunas personas aprovechaban las salidas autorizadas para hacer compras y estirar las piernas a diario.

Pero en algunos casos, sobre todo cuando se trata de personas de riesgo, ha sido más prudente no salir de casa y estos paseos se han visto muy limitados por las características de los apartamentos en los que muchos viven.

#2. El permanecer demasiado tiempo en una misma postura

Ya no se trata tan solo de la falta de ejercicio, sino de pasarse demasiado tiempo en una misma posición. Cuando se viaja en avión en vuelos de duración prolongada, los expertos aconsejan una serie de medidas para evitar problemas vasculares debido al hecho de permanecer sentados tantas horas.

Durante el confinamiento, en muchos casos, ha sido como realizar uno de estos vuelos cada día en lo que se refiere al problema postural. Casas muy pequeñas, la falta de motivación o la depresión causada por la situación, han hecho que muchas personas no siguieran el consejo ya no de caminar, sino de realizar estiramientos y ejercicios de piernas varias veces al día.

#3. El cambio en los hábitos alimenticios

El aburrimiento unido a la ansiedad generada por la crisis sanitaria, ha llevado a que muchas personas acabaran comiendo más de lo habitual durante el confinamiento. Incluso ha sido noticia la subida en las ventas de dulces preparados y de harinas y otros artículos para cocinarlos en casa.

El sobrepeso nunca es bueno desde el punto de vista médico y es perjudicial en concreto para quienes sufren problemas vasculares, que pueden verse agravados por los kilos de más y las dietas ricas en grasas.

#4. La suspensión de las terapias y de las visitas a consulta

Un problema importante que trataremos en el siguiente punto.

La atención personal y su importancia en la patología vascular

Según la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, un 50% de los españoles mayores de 50 años tienen algún tipo de patología vascular en diferentes grados de gravedad. Eso sí, la mayoría de ellas pueden tratarse con métodos alternativos a la cirugía, muchos de los cuales ofrecemos en nuestra clínica.

Estos pacientes, durante el confinamiento, no han podido acudir a la consulta para el seguimiento médico habitual ni tampoco han podido disfrutar de servicios como el de fisioterapia, tan beneficiosa para algunos de los problemas vasculares de nuestros pacientes.

La atención a través de las consultas Web ha servido para detectar casos graves que podrían necesitar de atención urgente, o para realizar cambios en las medicaciones en los casos en los que estos fueron necesarios, u ofrecer consejos personalizados como ejercicios y rutinas adecuadas.

Pero conscientes de la importancia que la atención personal tiene en este tipo de patologías, desde Clínica Lucq reanudamos las mismas tan pronto como se produjo el cambio a la Fase 1.

Si quieres saber más o retomar su tratamiento, puedes contactar con nosotros llamando al 954 22 35 36 o escribiendo a info@clinicalucq.es .