Cuidados para tener en cuenta por los pacientes de linfedema en verano (I)

Padecer de linfedema es un problema durante todo el año, pero en verano las molestias normales se ven acrecentadas por factores como el calor o el estar en ambientes húmedos como el mar o la piscina. Además de que no son beneficiosos para el linfedema en sí, también hacen más complicado el poder llevar ayudas tan importantes como las medias de compresión, que no son compatibles con la playa y que resultan muy molestas cuando hace calor.

Las picaduras de insectos y sol

Si los mosquitos y otros insectos son molestos para todo el mundo en general, para quienes sufren de linfedema el problema es mayor ya que una picadura puede agravar mucho el edema. Por eso es fundamental usar repelentes que mantengan los insectos alejados. En la farmacia se pueden encontrar muchos productos de este tipo, desde los químicos hasta los naturales, como las pulseras con citronela.

En caso de que se produzca una picadura de insecto en la zona afectada hay que proceder a desinfectarla inmediatamente. Ante la menor duda, hay que acudir al médico que puede valorar el aplicar una crema antibiótica como medida de precaución. En caso de una herida o corte deberemos de proceder del mismo modo. En verano, este tipo de accidentes son más frecuentes porque la piel está mucho más expuesta.

El calor y el linfedema no son demasiado compatibles. Evita tumbarte al sol porque eso te va a perjudicar y puede aumentar la acumulación de linfa. En lugar de eso da pequeños paseos, báñate en el agua del mar o de la piscina y disfruta sentándote a la sombra a leer, recordando siempre hidratarte correctamente.

No olvides descansar

Si te vas de vacaciones planéalas con cuidado y ve con personas que sean conscientes de tu problema. No debes de ir en grupos a los que no puedas seguir el ritmo o con los que te sientas forzado, sobre todo si el problema está en tus piernas. Descansar es muy importante y por eso, cada hora, es importante parar y poner las piernas en alto para ayudar a la circulación de la linfa.

Al llegar a casa o al hotel, vuelve a poner las piernas en alto y date un suave masaje con una crema adecuada para ti. Evita estar fuera todo el día y planifica tu viaje para que puedas disfrutar sin forzarte en exceso.

Antes de ir de vacaciones puedes acudir a nuestra consulta para tener unas sesiones de drenaje linfático antes de irte de viaje. Además, nuestro fisioterapeuta especializado podrá darte algunos consejos muy útiles para estar bien durante tus vacaciones.

Para pedir una cita o recibir más información sobre el tema, puedes ponerte en contacto con nosotros llamado al teléfono 954 22 35 36 o a través de nuestro formulario.

 

 

 

 

 

.