problemas vasculares

Los cuidados que precisan en verano los pacientes, intervenidos o no, con problemas vasculares (II)

Seguimos con la serie de consejos para que los problemas circulatorios y de varices no se agraven durante el verano. En esta segunda parte, hablaremos sobre la ropa y los cuidados corporales, una vez que se llega al hogar.

Consejos relativos a la vestimenta y el calzado con problemas vasculares

Si tuviésemos que destacar una ventaja del verano para las personas con varices o con problemas circulatorios, sería la forma de vestirse y calzarse. La ropa floja es mucho más fresca y contribuye a una mejor circulación, así que di SÍ a los vestidos, los pantalones de tela fina y las zapatillas veraniegas.

Es hora de ir olvidándose de los pantalones vaqueros, las mallas ceñidas o cualquier tipo de ropa que quede excesivamente ajustada. Tampoco son aconsejables los tacones o cuñas altas, opta por zapatos bajos y disfruta caminando cómodamente.

Si aún no te has operado de las varices y no te gusta mostrar tus piernas, tienes muchas opciones frescas. Los hombres pueden usar pantalones flojos de algodón y las mujeres, además de esta opción, puede apuntarse a la tendencia de los vestidos largos estilo boho. Conviene añadir que las operaciones y tratamientos para las varices también se pueden llevar a cabo en esta época del año, poniendo fin a estos complejos.

Cuidados a la hora de llegar a casa con problemas vasculares

En verano, el día no siempre acaba cuando llega la noche. Es habitual tener reuniones con amigos, para cenar o disfrutar de las terrazas. Si quieres que tus piernas aguanten tu ritmo de vida, el primer paso es una ducha de contrastes. Una vez que te duches con agua templada, aplica agua fría a las piernas comenzando por los pies y los tobillos y subiendo hasta los muslos. Puedes alternar el agua templada con el agua fría varias veces y sentirás cómo se activa la circulación.

Tras la ducha, es recomendable aplicar un gel efecto frío si se ha estado tomando el sol, o una crema hidratante clásico si no. Lo ideal es realizar un suave masaje ascendente y, a continuación, descansar con las piernas en alto -siempre por encima de la altura del corazón- durante al menos media hora.

Recuerda que para pedir una cita o recibir más información sobre el tema, poniéndote en contacto con nosotros llamado al teléfono 954 22 35 36 o a través de nuestro formulario.