problemas vasculares

Los cuidados que precisan en verano los pacientes, intervenidos o no, con problemas vasculares (I)

Con la llegada del calor, las varices se hacen notar todavía más debido al efecto vasodilatador que producen las temperaturas superiores a los 25 grados. Si durante todo el año hay que cuidarse, con el buen tiempo estos cuidados deben ser mayores para evitar molestias e impedir que puedan aparecer varices nuevas.

Cuando una persona es intervenida de varices elimina el problema que tiene en ese momento. No obstante, tiene que ser consciente de que los problemas circulatorios podrían reaparecer si no se toman una serie de medidas básicas para conseguir que el sistema circulatorio funcione como es debido, especialmente en su retorno.

Consejos para disfrutar del sol y el agua con problemas vasculares

Como hemos dicho, el calor tiene un efecto vasodilatador que no es nada beneficioso para las personas con varices. Por este motivo, hay que evitar tomar el sol durante mucho tiempo y –especialmente- durante las horas en las que su intensidad es mayor: entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde. Además, siempre hay que utilizar una crema protectora adecuada para cada persona.

Si se tiene la suerte de poder tomar el sol en la playa o junto a una piscina, te recordamos que el agua es un gran aliado para activar la circulación. Caminar por la orilla del mar, con el agua por las pantorrillas, es un ejercicio fantástico para las piernas, así como nadar. Ambas actividades servirán también para refrescarse, contrarrestando el efecto negativo del sol.

Otra de las ventajas del agua es que permite hacer ejercicio de manera más sencilla, por lo que puedes aprovechar para jugar a la pelota, estirarte o pasar un rato divertido con los niños. Si te encuentras en la piscina, unos ejercicios muy recomendados son: chapotear en el agua con las piernas agarrándote al borde con las manos o simular que caminas dentro del agua con un churro entre las piernas. Estarás practicando un deporte sano, divertido y perfecto para tu circulación. Ten en cuenta que, al salir del agua, es muy aconsejable aplicarse la crema hidratante protectora mediante un suave masaje ascendente.

Para pedir una cita o recibir más información sobre el tema, puedes ponerte en contacto con nosotros llamado al teléfono 954 22 35 36 o a través de nuestro formulario.

 

tratamiento de varices en Sevilla

Tratamiento de varices en Sevilla: embolización pélvica

Muchas mujeres que sufren de varices en sus piernas también las pueden padecer en la zona pélvica. Esto es especialmente frecuente en aquellas mujeres que han sido multíparas y se conoce como Síndrome de Congestión Pélvica. Las varices se forman en la zona que rodea al útero y la paciente nota un dolor de carácter opresivo, generalmente sordo, que puede resultar muy molesto.

Cuando estas molestias duran más de seis meses estaríamos ante un caso de dolor pélvico crónico, una afección que -con frecuencia- se tarda mucho en diagnosticar porque se confunde con otros problemas, como dolores de ovarios o incluso de la zona sacra de la espalda.

Estos dolores pueden hacer que la mujer pierda calidad de vida, provocando molestias al sentarse, al permanecer de pie, durante las relaciones sexuales o antes de la menstruación; llegando a ser intensos en algunos casos. Además, pueden verse acompañados de la aparición de varices en lugares poco frecuentes, así como de hemorroides.

Tratamiento de varices en Sevilla: el diagnóstico de la congestión pélvica

La forma más exacta de diagnosticar este problema es mediante una flebografía. Esta prueba consiste en la introducción de contraste en las venas ováricas e ilíacas internas, que permite ver cuáles son las venas afectadas.

Tratamiento de varices en Sevilla: embolización pélvica

Una vez que se han localizado las venas afectadas, el tratamiento más efectivo es la embolización pélvica de las venas afectadas. Se trata de un procedimiento muy eficaz y poco invasivo, mediante el cual se cierran las venas que han sido dañadas, evitando la formación de nuevas varices y anulando las existentes.

El procedimiento comienza realizándose una punción de una vena del brazo normalmente, para facilitar la introducción de un catéter, que es guiado hasta la vena a tratar y una vez introducido en la misma se procede a taponar estas con un dispositivo llamado coils (espirales metálicas), para impedir así el reflujo de sangre.

Esta técnica ofrece los mismos resultados que una cirugía, pero sin sus complicaciones, permitiendo cerrar incluso las venas más pequeñas gracias a diferentes técnicas de tratamiento, siendo las más modernas los tratamientos en espuma.

Tratamiento de varices en Sevilla: nuestro equipo humano

Nuestro especialista en esta materia es el Dr. Francisco José Diéguez Rascón, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada y especialista en Angiología y Cirugía Vascular, tras realizar su MIR en el Hospital Universitario de Valme (Sevilla). Con amplia experiencia en este campo, el doctor Diéguez es ya un reconocido profesional en su rama.

Para pedir una cita o recibir más información sobre el tema puedes ponerte en contacto con nosotros llamado al teléfono 954 22 35 36 o a través de nuestro formulario.