5 claves para tratar tus varices en el embarazo

Son muchas las mujeres que vienen a Clínica Lucq por primera vez después del embarazo, ya que durante los meses de embarazo, empiezan a aparecer patología varicosa con mucha frecuencia, o si ésta ya estaba presente antes del embarazo, se agravará.

piernas-varices-embarazada-clinica-lucq

Las venas varicosas tienden a mejorar después de dar a luz, en concreto, pero no siempre ocurre así, siendo frecuente que estas varices se mantengan después de la gestación.

Para prevenir o evitar que las varices se agraven durante el embarazo se deberá seguir las siguientes pautas, fáciles de aplicar y que, a su vez, son simples y eficaces:

DIETA: Beber 2 litros de agua al día y tomar alimentos ricos en fibra (cereales, frutas y verduras)

EJERCICIO: Caminar todos los días.

ACTITUDES: No estés mucho tiempo parada de pie, ni cruces las piernas al sentarte.

MOMENTOS DE DESCANSO: Túmbate con las piernas 25 cm más altas que el corazón, cada vez que te sientas las piernas cansadas o estas estén hinchadas

CONSEJO MÉDICO: Si ya tienes varices, tu especialista en angiología y cirugía vascular puede prescribirte medias de comprensión especial para embarazadas de una determinada presión según tu patología ,e indicarte el tratamiento más acorde a tu patología.

En ocasiones, si la patología varicosa es importante y los síntomas llamativos, debes de acudir a un especialista en angiología y cirugía vascular para que éste valore la posibilidad de heparinizar las últimas semanas del embarazo y los primeros días del post parto. Para evitar trombosis o flebitis.